jueves, 10 de octubre de 2013

Microcuento

Y un buen día admitió que lo echaba de menos. Pero ya era tarde.