domingo, 8 de febrero de 2015

Arboleanos

O de la palabra fascalillo (II)


Y estando allí reunidos una partida de arboleanos y yo rodeados de niños gritones por un asunto que no viene a cuento, pregunteles el significado de la palabra fascalillo, a lo cual todos supieron contestarme satisfactoriamente de forma espontánea, dando por aclarado que ni yo me había inventado aquella palabra ni la forma de utilizarla había sido errada ni el contexto inadecuado; 

a continuación, expliqueles el interés que había despertado en mí la palabra, expúseles lo acaecido por la mañana y advertiles que ni en los pueblos del Alto Almanzora ni siquiera en la colindante Albox habían reconocido aquel vocablo;

convenimos pues que aquella palabra debía ser resolutamente arboleana, y su uso pudiera haberse extendido a Zurgena, y posiblemente hasta Huércal-Overa. Y todos los filólogos estarán conmigo en que este descubrimiento es sin lugar a dudas un hecho extraordinario.

Fascalillo, pronunciado fáhcalillo, abriendo la primera a con una ligera expiración al final que sustituye a la [s], palabra arboleana que significa débil, frágil, de pobre calidad.


¡Feliz domingo!