jueves, 11 de septiembre de 2014

Mi cuarto Wallander

Anoche acabé el sexto volumen de la saga. Por fin. "La quinta mujer".

La última vez que fui a la librería, me dirigí recto a la estantería que había memorizado desde mi primera visita. Faltaban la cuarta y la quinta parte. Supe que no me quedaba otra alternativa que llevarme la sexta y la séptima. A  pesar de que en algún momento sus lecturas me desvelarían trazos de las historias anteriores. Porque de no haberme llevado a Wallander me habría obsesionado, sé como soy.

Pero me he dado cuenta de que necesito volver al verano para disfrutar de su lectura. Y es que nada como estar relajada y de buen humor para leer de un tirón una densa novela sobre asesinatos macabros. El hecho es que hélas hemos vuelto y cuanto antes lo asimilemos, mucho mejor.

Más allá de lo largo que se me ha hecho, el que me muera de ganas por ir a Ikea, y aunque lo de las albóndigas no me llame demasiado la atención, que levante la oreja cual perrillo cada vez que huelo oigo o veo Suecia en algún sitio es una señal inequívoca de que me he vuelto Wallanderadicta. Y me queda un largo otoño de ver sus series online. Porque esta vez dejaré pasar un poco de tiempo hasta empezar el siguiente volumen.

Feliz tarde!!!