lunes, 2 de septiembre de 2013

Día uno, hecho.

Creo que hemos salvado el escollo del primer día de una manera más o menos digna. Y luego está toda esa gente que tiene la manía de parecer tan amable y agradable y simpática y que te pregunta por ti y por los tuyos e incluso dan la impresión de que se alegran de verdad de verte y no sé, creo que no ha sido tan disgusting como lo imaginaba o que me han engañado muy bien. Sí, debería habérmelo hecho mirar pero de eso hace mucho mucho tiempo. A estas alturas ya es tontería y además me aporta un toque de singularidad que no me disgusta del todo. En definitiva, estoy absolutamente cagada por dentro ante un nuevo curso que empieza pero estamos bien. En serio. Y total, sólo quedan 300 días para el verano!!!