miércoles, 3 de julio de 2013

Phobos

Fue el año pasado cuando surgió por primera vez.

No me resulta fácil hablar de ello. Pero es un hecho. Está ahí. Lo malo que tiene la fobia es que cuando sufres un ataque de pánico sólo existe la fobia. Intentas mantener la apariencia pero todos tus actos son meros intentos por que tu mente se sobreponga a ella convirtiéndose  en malas imitaciones de tu otra vida, esa que darías lo que fuera por recuperar. Lo bueno tal vez es que todo lo demás queda borrado, olvidado, ninguneado.

No he averiguado aun la manera de escapar de ella. El año pasado emprendí la huida. Tantas veces como surgía. Este año he decidido enfrentarme a ella. Con la ayuda de Dios.

Y ahora mismo estoy acojonada por dentro. Dudo que sea capaz de lograrlo. Tengo miedo.