miércoles, 2 de mayo de 2012

Vuelta la paz...

Es curioso cómo una sonrisa puede restablecer instantáneamente el orden del Universo.

Su mirada sonriente cuando he llegado ha disipado los incesantes nubarrones que siempre me acechan. Me ha tendido la mejilla como siempre lo hace cuando llego. Yo siempre los beso, cuando llego y me voy. Es otro más de los singulares rituales que rigen unas vidas.

Me siento bien. Vuelta la paz, podemos empezar...