viernes, 10 de abril de 2015

Mercadona uno

Y ahí estaba aquel hombre, bloqueando la puerta automática corredera que había quedado abierta, con la mano a modo de visera por el sol que había abierto la tarde, escrutando el horizonte circular y dijo:
- Nunca me acuerdo de donde aparco el coche.