jueves, 25 de septiembre de 2014

El Club de las Bridget Jones VII

O del "chocho power"


El sorprendente, todopoderoso y prácticamente desconocido "chocho power". A traducir literalmente. De esa manera lo acuñamos, sentadas alrededor de una mesa cubierta de tercios de cerveza Mahou, después de que las cuatro llegáramos sin proponérnoslo a la misma irreverente, sexista e inapelable conclusión. Sin pretenderlo, se nos acababa de revelar el Santo Grial de las mujeres, un arma poderosa gracias a la cual el camino hacia el éxito iba a resultar mucho más sencillo.

Tras aquella noche ninguna volvió a referirse al hallazgo en presencia de las demás. Al menos no delante de mí. Sin embargo, cada vez que en mi existencia he tenido que recurrir al "chocho power" allí nos veía a las cuatro sentadas y discutiendo sobre lo que podríamos lograr a partir de entonces.

Sí. Ese era el plan. Dejar por escrito las claves del "chocho power" para que mis hijas pudieran acudir a ellas en un futuro y trasmitirlas a su vez a sus hijas y así para siempre. Y ha sido entonces cuando me he puesto a producir grandes cantidades de mocos y a explotar en estornudos, y han empezado a picarme la nariz y los ojos y he pillado un catarrazo de los buenos y tengo el "chocho power" momentáneamente out of order.

Pero estamos bien. Tirada en el sofá en plan piltrafilla pero bien. Nada como esperar al finde para ponerse mala. Eso nooo es chocho power. De hecho es lo contrario al chocho power. Pero estamos bien. Agonizantes pero bien.