martes, 24 de junio de 2014

Illogismes

Debido a la latitud en la que estaba enclavada en el espacio, la casa de San Juan de los Terreros era el único lugar en el mundo en el que por las tardes de verano, fuera cual fuese la estancia en la que se hallara, de pronto e irremediablemente caía dormida en un sueño profundo.


¿Así que ahora aprovechamos y vamos a los supermercados los domingos por la mañana a ligar? ¿Voy yo al puticlub a por una barra de pan? ¿No?  Pues entonces a cortarse un poco.


De los creadores de "negros del KKK" y de "judíos nazis" ahora "españoles de izquierdas y monárquicos". Olé olé olé.


Me he visto en la obligación moral de escribir el título en francés por la ausencia e incorrección del que sería el equivalente lógico. Pero el que la palabra "ilogismo" no esté admitida ni autorizada demuestra una vez más la profunda vagancia, chochez e incompetencia de la RAE.


Contrariamente a lo que todos pensaban, no era precisamente placer lo que experimentaba al hacerlo. Pero la realidad era que hacerle daño era lo único que parecía aliviarla y cuanto más daño infligía, más necesidad sentía de seguir infligiéndolo para seguir paliando momentáneamente su pesar, sin darse cuenta de que en realidad, a cada golpe que propinaba, aquel ogro la iba hundiendo más y más en su propio dolor.


 Pensaba que al madurar, me volvería más dulce, no más amarga.