miércoles, 18 de septiembre de 2013

El Club de las Bridget Jones (III)

Y Bridget Jones decidió ser madre, y la cosa se complicó exponencialmente.


Curiosamente algunas mentes están dotadas de un poder casi supranatural para olvidar lo que no les interesa.

Mi caso.

Pero la contrapartida es que cuando resurge esa realidad apenas olvidada, se vuelve a padecer dolorosamente ese momento AAARRRRGGG.

Lo que me ha ocurrido con la vuelta al cole. Había olvidado felizmente lo que implica ser madre de dos escolares. Bueno madre a lo bridget jones, me refiero. Porque están las madres guays, las madres tradicionales, las madres pasodeesterollo, están nuestras madres perfectas y luego estamos las madres a lo bridget jones, que somos las que quisiéramos hacerlo todo perfecto para que nuestras hijas además de saber que las queremos mucho salieran lo más normales posible (o sea la antítesis de lo que viene a ser una bridget jones) pero no sabemos muy bien cómo actuar así que no nos queda otra que intentar mimetizar lo que les vemos hacer a las madres guays y/o normales. Eso sí, con disimulo.

1.- Las madres guays apuntan a sus niños a todas las actividades extraescolares habidas y por haber. E intentan aguantarlas todo el año. (X X)

2.- Las madres guays se reúnen con las maestras de sus hijos quincenalmente, (porque no las dejan hacerlo cada semana) desde el primer curso de infantil hasta 6º. No una vez en el primer trimestre. (X)

3.- Las madres guays están omnipresentes en toda la etapa educativa de sus niños, AMPAs, consejos escolares, organización de talleres, lecturas, excursiones, concursos, fiestas, festejos, festivales, kermeses, etc etc. De hecho, es indignante que no dejen (aún) en sus manos el desarrollo de las clases. (X X X X)

4..- Las madres guays hablan con todas las madres y se informan acerca de todas ellas por si hubiera que detectar a algún elemento díscolo al que echar por intervención divina de la jefatura de estudios pertinente pero no hablan con las madres que no consideren guays de nada referente al punto 3.- En su presencia (la de las madres de tipo 2) tratan temas como el tiempo u otras banalidades por el estilo, pero NUNCA JAMÁS de nada referente al punto 3.- (X)

5.-  Pensamos que lo único que mueve a las madres guays es el amor incondicional por sus hijos y no hacer sentir a las madres de tipo 2 que son menos madres por no cumplir  a rajatabla los puntos 1.-, 2.- y 3.- (X)


Pero me acabo de enterar que el otro grupo de madres tiene un grupo de whatsapp y claro, de pronto estoy teniendo la sensación de que por no tener también un grupo de whatsapp estoy poniendo en peligro el futuro de mis hijas y que acabaré haciendo de ellas unas marginadas o peor aún, unas bridget jones y estoy sintiendo de pronto mucha frustración y mucho estrés. Y creo que esto no es ni medio normal. 

En fin...


Sólo quedan 276 días para el verano.