martes, 22 de septiembre de 2015

¡Bonita!

Y estaba yo en aquella clase de 1º de la ESO que dicho sea de paso yo no sé lo que le dan a los niños de aquí pero son más grandes. Me refiero al tamaño. Para que os hagáis una idea aquí un 2º de la ESO talla M es como un 4º de la ESO de la talla G de allí. En fin. Que yo ya no me sorprendo de nada. 
Pues estaba yo en aquel 1º de la ESO cuando me percaté, ¡años de experiencia!, que un alumno de los que suelen presentar una conducta disruptiva durante la hora de clase, dos veces en dos horas de clase que hemos tenido ¡años de experiencia! estaba trabajando tan arduamente sobre su pupitre que llevaba un rato sin disrumpir la clase. Y cuando un disruptor no disrumpe, los años de experiencia indican que no está haciendo lo que debería estar haciendo. Eccolo qua. Efectivamente no era ¡hélas! mi asignatura el sujeto de tan digno esfuerzo. Así que me dispuse a emplazarlo a dejar de trabajar en aquella otra materia y dirigir sus recién hallados esfuerzos por la actividad académica hacia la tarea encomendada de repetir el alfabeto con sus camaradas. A mi tercera intervención pedí a aquella alma de cántaro que me diera el libro de tan fascinante asignatura que no lo dejaba encauzar sus energías estudiantiles hacia lo mío y le encomendé que se dirigiera a la docente correspondiente para recuperar el manual cuando de pronto aquello fue como una explosión del sálvame el MYHYV la Maite del Gran Hermano y la niña del exorcista. ¿QUE YO LO ESTABA AMENAZANDO? ¡QUE SÍ, QUE YO LO ESTABA AMENAZANDO DE TENER QUE PEDIRLE EL LIBRO A LA PROFESORA!! ¡BONITA! (literalmente) ¡¡QUE EL LIBRO SE LO IBA A DAR YA, A-HO-RA, BO-NI-TA!! ¡¡EH EH EH!! ¿¿Y QUE QUERÍA PONERLE UN PARTE?? ¡¡PUES BONITA PONME EL PARTE QUE ME LO PASO POR AHÍ POR AHÍ ABAJO!! ¡EH BONITA!

Qué espanto. Aún no me he recuperado del shock de tamaña disrupción. Ha sido como una macrodisrupción. Una supernova de las disrupciones. Como yo aquí soy nueva como aquel que dice, he preguntado si eso era lo normal  pero me han asegurado que no lo es. Que yo ya no me sorprendo de nada. En fin. Que hoy se cumple una semana. Magnífica forma de celebrar esta efeméride. 
-"Si los niños son buenos, aquí son buenísimos, ya veréis, aquí no vais a tener problemas"-
Ok...

Good night!!