miércoles, 15 de abril de 2015

... tiempo.

Inspira

uno


   dos


      tres


         cuatro


Aguanta la respiración

uno


   dos


      tres


         cuatro


            cinco


               seis


                  siete


Exhala el aire durante ocho segundos

uno


   dos


      tres 


         cuatro


            cinco


               seis


                  siete


                     ocho



Es el método 478. Repite todas las veces necesarias; en menos de un minuto te habrás dormido. 


Ahora que te has quedado dormida, sal de esta habitación, vete a aquel lugar donde siempre eres feliz, siéntate a la sombra del árbol que te da cobijo, sobre la hierba color ocre pero que no pincha, es verano pero el calor no sofoca, el aire corre entre las ramas provocando el frufrú de las hojas al rozarse, has sonreído con el frufrú, ahora descansa.

Pero tenemos que volver al lugar de las cosas tangibles; despierta y escupe la impotencia por no plantarte. Apuéstate en una esquina del techo. Agárrate bien para no caerte y destila cada uno de los segundos que te han otorgado; si deseas que pasen antes de que se vayan, los habrás perdido; retén su esencia, escríbelos en un papel en blanco.