domingo, 29 de marzo de 2015

Saturday I'm in love

(O de cambios de hora)




Sábado 16 de diciembre de 2000. El cumpleaños de mi prima Ana. Estamos todos en Nivel 5. Nivel 5 es nuestra discoteca de los sábados noche, nuestro discopub, con sus luces fluorescentes de neón adornando las paredes, sus dos barras, una disco directamente sacada de los ochenta, de una peli de hombreras y de flequillos cardados, o de una de Bigas Luna, por eso de que en provincia todo llega con retraso. Pero a nosotros nos da igual, es nuestra disco, la nuestra propia, Nivel 5, La Alfoquía, Zurgena. Tenemos hasta nuestro propio DJ, Blas, de Olula, y nuestro propio himno, el Mariachi Total. 

Esta noche es el cumpleaños de mi prima, estamos la delegación arboleana al completo, y ya son las tantas, la noche toca a su fin, pero entonces alguien avisa de que no hay que olvidarse de cambiar los relojes, que lo han dicho en las noticias, que hay que atrasarlos una hora, así que obedecemos todos y atrasamos los relojes una hora, tenemos una hora más de fiesta, explosión de júbilo, hay que celebrarlo, ¡Blas!, ponte el Mariachi Total.

Domingo 17 de diciembre de 2000. Ya queda menos para el final del milenio. 
- ¿Cuándo pensáis levantaros??? La mesa ya está puesta.
- ¿Y cómo tanto??

Consultamos el reloj, bajamos al comedor. En la tele hay algo que no va. Al mundo entero parece habérsele ido un poco la pinza, porque por primera vez en años, el siempre tan cumplidor se ha olvidado retrasar una hora los relojes. Tal vez esa sea la señal definitiva de que este año toque ya en serio lo  del fin del mundo.