martes, 17 de febrero de 2015

Miércoles de Cenizas

Estado: neurótica reunida

Una estaba gozando de un fin de semana sensacional, ay, nostalgia, cuando de repente y sin venir a cuento, nos subió la fiebre a 38,2º, que fue precisamente por lo que empezamos a correr de un lado para otro como una gallina degollada. A lo inglés. Running around like a chicken with its head off. Es una expresión bastante gráfica y no exenta de gracia. En fin. Una cosa esperpéntica. Es lo que tiene ser una madre neurótica. El caso es que el cuadro de 39º de fiebre resultó ser una faringitis. Una cosa. Neurótica e histérica añado. E hipocondríaca. Y que lleva dos días sin dormir para controlar la fiebre de su retoño y que está a punto de ponerse a llorar como una niña pequeña por lo mismo. El caso es que en ese momento la semana se echó a perder del todo. Para variar. Porque yo pienso que a poder ser y siempre dentro de un contexto que lo permita y sin desmerecer a nadie ni que nadie se sienta ofendido en su condición de nada no se debería de convocar una etcp, un claustro y un consejo escolar un Miércoles de Cenizas, ya está, ya lo he dicho, y no por no gustarme reunirme que mencanta, acabo de tener una reunión post-catequesis muy muy divertida que mencanta, definitivamente mencanta reunirme, pero lo de compaginarlo todo resulta tan... tan... tan antagónico. Aunque suena mejor ontagónico. A lo francés. Y una quisiera cumplir con todas sus obligaciones y acaba no cumpliendo con ninguna, al menos con ninguna del todo, sino con todas a medias y eso resulta no sólo contraproducente sino frustrante. Añadido a lo de neurótica hipocondríaca histérica zombie y con un puntito de melancolía por este tiempo de mierda que no cambia y que no corre, vuela, pues que me voy a poner a chialer comme une conne en 3, 2, 1... jo. :((