domingo, 4 de enero de 2015

La batamanta

¡Un desastre! C'est affreux! ¡Ay, mucho peor de lo que me temía! ¡Y mira que me lo notaba! ¡Ay! Después de todos los sacrificios de este verano, ¿cómo he dejado que esto sucediera Dios mío? El dictamen de Layka, ¡contundente y sin anestesia! Y lo mejor de todo es que la comunión de la niña es ¡en abril! ¿Vosotros sabéis lo que eso significa? ¿Tenéis la menor idea de cómo se lo toman las demás madres de los niños que van a hacer la primera comunión? ¡¡¡Las hay que llevan un año sin comer y haciendo speeding!!! ¡¡Un año!! ¿Y yo mientras qué hago?? ¡Dejaaaarme! Aaaaay, lo que he hecho es absolutamente espeluznante,  por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa, pero ¡¡Señorcico de mi vida y de mi corazón por qué me has hecho tan comeora y con tan poca fuerza de voluntad y tan-!! Dos meses de verano a base de frutitas, gazpachitos y pescaditos ¿¿¿para qué???? ¡¡PA'NA!! ¿Y sabéis lo mejor de todo? Que ni D&G ni Carolina Herrera ni Victorio & Lucchino ni Pedro del Hierro ni ninguno que se tercie hacen nada de mi tamaño!! ¡Sólo crean para madres que llevan un año sin comer y haciendo speeding!! ¿Qué opción me queda?? ¿Eh? ¿Eh? ¿Eh? ¿¿Lo sabéis?? Exacto. Una túnica a lo Demis Roussos o una batamanta. Hiiiiiiiiiiiiiiiiiiii. Y yo que quería llevar un tocado con plumas. ¡¡Con plumas y batamanta!! Y la pobre niña ¿qué culpa tenía de tener la madre que tiene?????

Ay... Me retiro...A cenar una manzana... Triste...