martes, 2 de diciembre de 2014

Tristesse

Perdona amor que no te sonriera hoy. Si pudieras tenerme paciencia. Con el tiempo aprenderías que hay días que surgen nadie sabe muy bien de dónde. Que de pronto me pesa el alma tanto que la comisura de los labios se me desgarra al más mínimo soplo de sonrisa. Que no puedo, por más que quiera, ni por ti ni por nada, no puedo y lo lamento. Con tanto llanto dentro. Hay días en los que me pesa tanto el alma que me duelo.