miércoles, 17 de diciembre de 2014

Niños

Que "te puto ame" una alumna es de lo más bonito que te puedan decir hoy en día en un instituto. Me lo acaban de decir y me he puesto así como contenta. Papá, por favor, no te preocupes, no me ha faltado al respeto, al contrario, se ha alegrado muchísimo porque tras el cálculo de competencias ha aprobado francés. Una de mis 182 alumnos (más mis 14 de Atención educativa, claro). Pero es que contrariamente a la creencia popular, a los profes no nos gusta suspender a los nenes. Casi tan poco como pasarme las tardes evaluando. 182 niños y acabo de cerrar la primera evaluación, esperemos que con más gloria que pena. 182 niños más mis 10 de catequesis más mis dos nenas. Son muchos niños ya. Cuatro de la mañana y una sombra cerca de mi cama me indica que tiene sed. "Tengo sed", dos palabras que significan que mami tiene que levantarse de la cama bajar a la planta baja coger una botella subirla darle agua esperar a que vuelva del servicio arrullarla en su cama darle otro besito de buenas noches volver a la cama y admitir que está tan desvelada que ya poco le queda por dormir. Mañana me recogerán con una cucharilla. 182+14+10+2 y una anda deambulando a trompicones como una funámbula sonámbula sobre una fina cuerda que apenas separa la condición de yo de la de mamáprofemaestra.