miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz año 2015... blablabla.

Ya quedan menos de cinco horas para averiguar si el año que viene somos más listos, más guapos, más afortunados, y sobre todo ¡menos gilipollas! ¡Ay! ¡Qué emoción! No quepo en mí de gozo. No, en serio. Me conformo con que el año que viene empiece mejor que acaba este. A quien le diga yo que en menos de veinticuatro horas y en vísperas de un nuevo año hemos sufrido la baja consecutiva de tres portátiles. Es largo de contar. No. No estoy de coña. Hay temas con los que nunca bromeo. Y verme sin un portátil es uno de ellos. Lo que no entiendo muy bien es esta vuelta de tuerca de mi karma, este fin de fiesta apoteósico, con lo bien que iba todo. Pero ahora que ha pasado todo, no me parece tan grave. En fin.

Jóvenes y jóvenas, que el año que viene le dé a cada uno lo que se merece-
Replay.
Jóvenes y jóvenas, ¡MUCHA SUERTE! ¡Nos vemos/hablamos/leemos el año que viene! 

(No quería acabar el año sin mi tradicional mensaje de fin de fiesta pero ahora mismo sólo me quedan veinte minutos para arreglarme y aaarggggh!!!!! Lo dicho, feliz año nuevo!!!)