sábado, 1 de noviembre de 2014

Provocación

A duras penas aguanto las ganas de rozarte con una mirada y que su recuerdo me ayude a soñarte una noche más.
Y tú, mientras, sigues exhibiendo ante mí tu cruel indiferencia.
¡Ay de ti cuando te muerda la boca!