lunes, 24 de noviembre de 2014

Mientras escribo

Mientras te pienso
 ...

Mientras te pienso
...

Mientras te pienso-
  
.... Nada. Hoy no me inspiras. No sé si eso es bueno o malo. Porque es cuando te pienso cuando surgen las palabras más bellas. Pero no puedo pensarte siempre. No quiero pensarte siempre. Al contrario. Quiero ser más allá de ti, quiero ser sin ti.

Llevo unos días que no puedo decir las palabras que siento y las que digo no las siento tanto y me suenan a humo. No estoy orgullosa. Ahora bien, no puedo dejar de escribirlas inconsistentes como suenan porque me aterra que haya llegado el día de que se acabaron. Soy esto. Es lo único que soy.

Me frustra. Me entristece. Pocas cosas me angustian como querer hilvanar las palabras y no encontrar la forma. 

En la comida me ha venido esa frase que ahora no consigo recordar, porque es así como sucede siempre, una ráfaga inesperada que enfila palabras y las ordena en un giro inesperado de sonoridad y de significado y al segundo siguiente ya no están, sólo el recuerdo de haberlas rozado.

Pero no puedo dejarlo. Así que seguiré aquí, escribiendo, hasta que vuelvan.