domingo, 2 de noviembre de 2014

Expolio

Como el agua clara del arroyo que viste ayer, el que llenaba el aire con su gorjeo, así fluye mi alma cuando a lo lejos tu sonrisa me sorprende. Y la apreso, y la retengo, la hago mía, y me la quedo yo la del expolio de tus sonrisas.