domingo, 2 de noviembre de 2014

El tic

Inquietud, nerviosismo, ansiedad, angustia, deseo de llorar, nudo en la garganta o en las tripas, irritabilidad, enojo, furia descontrolada, deseos de gritar, golpear o insultar, pensamientos catastróficos, sensación de que la situación nos supera, dificultad para tomar decisiones, para concentrarse, problemas de memoria, lentitud de pensamiento, cambios de humor constantes, taquicardia, moverse constantemente, risa nerviosa, comer en exceso o dejar de hacerlo, beber o fumar con mayor frecuencia, sufrir de insomnio.

Mi yo en esencia. Los días de plenilunio. Y esos días. Ya sabéis. Aunque también tengo días buenos. Muchos. O sea mitad y mitad. Más o menos.

Pero desde hace una semana tengo un tic. En el ojo derecho. Bueno, debajo del ojo. En el párpado inferior. Uno de los nervios me da pequeñas descargas aleatorias, o sea cuando le da la real gana, no hay pautas. Un movimiento apenas perceptible por fuera pero molesto que sólo puedo atenuar cerrando el ojo a lo Popeye. Ridículo. 
Ya he consultado a los entendidos, incluidos los grupos yahoo y hemos descartado definitivamente cualquier tipo de origen maligno y terminal. Pero lo cierto es que me he quedado un poco escéptica con respecto al diagnóstico. Estrés. Resoplido. Hummm. Como si jmmmtantos años después (oins, no me digáis nada que me sonrojo) mi cuerpo hubiera decidido rebelarse a lo ecto o endoparasitario desarrollando una especie de alergia a mi yo interno, un rechazo anatómico que se me está manifestando en forma de tic nervioso.

¿La solución? Descansar, aminorar el estrés, dormir más horas, no tomar café, lubricar los ojos y en casos extremos, aplicar toxina botulínica. .... ¿bótox? Interesante...




Feliz domingo, :))