jueves, 27 de noviembre de 2014

De fobias

Y con el tiempo acabé acostumbrándome a sus "a cara de perro". Lo que de verdad me aterraba era cuando de pronto me sonreía. En seguida pensaba "oh-oh, acaba de dar con la fórmula para destruirme".