miércoles, 15 de octubre de 2014

¿De qué están hechos vuestros días?

Los míos están hechos por lo general de intentar no molestar demasiado, en plan que mi existencia no moleste la de nadie. Eso lo primero. Cuando veo que importuno, me difumino como una sombra. Una vez subsanado el error, lo demás va como la seda.

Lo segundo e importante es alegrarle la vida a los demás. Porque sí, porque es así, así de simple, qué le vamos a hacer, tengo la teoría de que un mundo en el que todo el mundo fuera feliz sería muy distinto. 

Y no hay mucho más. Un día en el que alguien te da un bono para mandarle a la mierda, en la que tu sobrino de mes y medio te manda la sonrisa más increíble del universo, en el que te tiras tres horas intentando arreglar un ordenador con unos conocimientos escasos por no decir nulos de informática, pero le echas voluntad, mucha (le doy tres días de vida a ese portátil, pobre), en el que quedas a las siete para tomar una manzanilla con una monja y tres catequistas, y en el que acabas tomándote una copa de vino a las tantas viendo la serie online que ha hecho uno de tus alumnos y te sientes muy orgullosa por eso y por todo es un día perfecto.

Perdonad la chochez o ñoñez, pero hay días en los que de repente estoy en pleno "Sonrisas y lágrimas" y no me disgusta. 
Al fin y al cabo, habrá días de sombras.


Así que por hoy, bajemos el telón, mañana prometo cumplir con todo, good night y besitos a tutiplén!!!