miércoles, 22 de octubre de 2014

Confesiones

Aunque admito cierto grado de masoquismo inherente el dolor que me infligían esos tacones era demasiado incluso para mí.

Así que cambio de zapatos y lo dicho, ¡¡feliz miércoles!!