lunes, 29 de septiembre de 2014

Ese momento (bis)

que estoy deseando que ocurra para desplegar todo el encanto natural, el ingenio proverbial y la gracia al hablar de los que soy muy capaz... Pues al final he acabado pareciendo una mujer premenopáusica con un comportamiento un tanto psicopático y que aparentemente se acababa de chutar con un cóctel de coca y pastillas psicotrópicas.

Ufff... A veces me odio mucho...
 
Y lo mejor es que todavía queda la cara B del día. 

Jo.