jueves, 11 de septiembre de 2014

El día que quemé mi casa

12:25h. Dios mío qué largo se me está haciendo esto... Lo lamento pero estoy en proceso de que me diagnostiquen un severo trastorno por déficit de atención... Aunque hoy el día no está yendo mal... Parece que cada año nos adaptamos antes y mejor a los horarios... El departamento de lengua no está mal. No empieces con tus cosas... Los nuevos parecen majos... Me he quedado sin batería y todavía falta un siglo de claustro... No voy a tener más remedio que atender... Además tengo ese contento en el cuerpo que no sé de dónde me viene. Es como si estuviera todo el día looking on the bright side of life. Y no es que me desagrade, muy al contrario, pero por qué ahora, por qué me encuentro tan bien conmigo misma... Bueno esta tarde a ver si puedo escribir un poco. Lo necesito... Y luego arreglar la planta de arriba... Al menos ya tengo hecha la de abajo... Después de comer, un descanso y a limpiar... A ver la hora. Las 12:26. Uuuh, esto no avanza. Y yo me muevo más que la compresa de una coja. Lo sé... ¿Qué hay hoy de comer? Ensalada de verano. Patatas cocidas huevos coCIDOS AAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHH DIOS MÍOOOO COOORRRRREEEEEE,  MARCA EL TELÉFONO DE TU MARIDO, ¡¡¡CÓGELOOO YA!!!

 "¡¡¡Que me he dejado las patatas y los huevos en el fuego!!!" 

¿¿¿ Cómo he estado???? ¡¡Desde las 8 de la mañana!!! ¡¡Mi casa, mi cocina!!! Ay, ¡¡¡que me va a dar algo!!! Jolines, ¡¡y además estaba recién limpiada y ordenada!! ¡No es justo!! ¿Cuántos minutos espero para volver a llamar???? Qué buenos son Encarna y Manolo, no quieren que me preocupe pero ¡seguro que esta vez la he liado parda!!! Dios mío, ¿y si se le ocurre tocar la olla a presión y esta revienta???? No sólo voy a quemar mi casa sino que por mi culpa ¡¡¡mi marido está en peligro de muerte!!! ¿Cómo lo he hecho????? ¡¡Dios míooooo!!! Me he superado a mí misma. ¿Cuántos minutos tengo que esperar???? Creo que me voy a desmayar... No, ¡primero espérate a conocer el alcance del desastre y luego te desmayas si lo crees conveniente!! ¡Muy teatrera pero te has dejado las patatas y los huevos en el fuego! ¿Cómo la  he liado de esa manera???? ¿En qué cabecita cabe??? Voy a fenecer. ¿¿Marco no marco??? ¡¡MARCA YA HOMBRE DE DIOS!!! ¡¡No lo coge!!! Eso es que ha sido asesinado por una olla a presión, Dios mío, ¡¡me he cargado a mi marido!! O peor aún, ¡la he liado tan parda que está tan cabreado conmigo que no quiere hablarme!! ¡Es horrrible!!! ¡¡Llamo otra vez y si no me lo coge me voy!!!

"La has liado parda. ¿No quisiste cambiar la cocina el año pasado? Pues ahora no nos va a quedar más remedio. No sé si llamar al seguro... Mira, hoy te ha tocado la lotería. Se ha acabado la bombona y las patatas estaban incluso crudas.Ya he vuelto al curro. Nos vemos luego".
 
Y eso fue lo que ocurrió el día que quemé mi casa o al menos a punto estuve. La Fortuna sigue girando su rueda.