miércoles, 30 de julio de 2014

Micropensamientos de verano III

Descansar de twitter una temporada. Por momentos he llegado a sentirme como Nacho Vidal en un seminario teológico sobre los beneficios de la abstinencia.  (24-7-2014)

Webstats ha resucitado. Para compensarlo Google+ va como el culo. Me publica lo que le da la gana. Lo mismo me notifica que no. Bah.

Otro epitafio selfie: “sa dernière connerie" (25-7-2014)

Montarse en el coche en busca de playas. #pequeñosplaceresterrenales

Definitivamente el café sueco debe ser delicioso. #antojosproductosdemislecturas

Otra mañana nublada. (26-7-2014)

El día de la bestia. Multicines de Granada. Una noche del 95. En sesión golfa. Mi hermana y yo.

He soñado que escribía y ha sido dulce. (27-7-2014)

Programas como "Dónde viajan los pijos" “Cómo viven los pijos" o “Qué guay es ser pijo" claman una revolución. Por lo menos a mí me pide el cuerpo que mate pijos.

A veces detrás de una foto simplemente no hay nada.

Lo que me incomoda como voyeur es encontrarme con una mirada que me está observando.

Ese ser se empeñaba en seguir leyendo pese a no entender más que a duras penas los puntos y las  comas.

Hay palabras que dicen más que mil imágenes. Por ejemplo tú.

No es lo mismo alargador que halagador. Esta inconsciente dislexia. Esta disléxica inconsciencia.

El momento incómodo entre tener flequillo y no tenerlo. A ese momento me refiero.

No. El mar no entendía de día ni de hora ni de sol; el mar no entendía ni de meteorología ni de astrofísica. Era mediodía y el cielo estaba despejado y sin embargo habría jurado que el horizonte tenía la tonalidad oscura de una tarde de tormenta como si una tormenta invisible estuviera a punto de estallar. (28-7-2014)

Despertarme con los primeros rayos de sol golpeándome la cara. Habría sido una gallina magnífica. (29-7-2014)

Siempre me ha dado la impresión que esas sonrisas de dientes perfecta e inmaculadamente alineados vía forceps y demás instrumentos de tortura tenían algo de peli de Tim Burton.

Gamba, molusco, lo mismo daba.

El momento en el que tu smartphone decide darle a la tecla a la que jamás habrías dado bajo ningún concepto. Cuánta fatiga.

Mi segundo wallander fini. La guerra fría no me apasiona tanto como los asesinos en serie. No obstante interesante.

Y eso significa que ya tengo excusa para volver a esa librería.

Porque por algún motivo necesito excusas para hacer algo que me gusta… ¿?

Ayer todo se torció. Desde la mañana hasta la noche. Veremos hoy. (30-7-2014)

Ni limpia ni fija ni da esplendor.

A la espera de mi cita con la librería, me he reencontrado con P. D. James y the omnibus.

Coito ergo sum. El nombre de nuestro posible futuro lupanar. Le dará cierto caché cultural .

Del espectáculo erótico festivo dantesco ofrecido por esa parejita que me ha inspirado el nombre prefiero no decir nada.

No sabes el verdadero significado de “con moderación" hasta que te da diarrea. (31-7-2014)

Perdón por lo escatológico. No volverá a pasar.

Hoy no ha habido espectáculo erótico festivo. Un pelín decepcionada. . .

(Es broma)

Algunos días de calor y viento el mar levantaba una cortina de niebla transparente que hacía desaparecer las sierras. Parecíamos estar perdidos en mitad de una playa infinita y circular.

Y hoy vienen cinco a cenar y todavía no tengo ni idea del menú. Guay.

A todo esto… ¿31 de julio???? No, en serio, ¿31 de julio??? ¿Dónde, cómo,  por qué??? Sólo quiero saber lo que ha pasado con mi julio. Depresión. Crying deep inside…