jueves, 17 de julio de 2014

Micropensamientos de verano I

Y que te siga soñando, ¿qué? (6-7-2014)


Y entonces, nothing else mattered. (7-7-2014)


Epitafio que me dedicaré cuando muerta: por fin se ha callao. (11-7-2014)


Lo bueno de los 40 es que dejas de pensar en tener más niños. Sólo en sexo. (13-7-2014)

Después de dormir en cinco camas diferentes en las últimas cinco noches he llegado a desarrollar el poderoso sentido de la desubicación.

Ha estado bien que ganara Alemania el mundial. Si mein furher está contenta, todos felices.

Ahora bien, el nivel de ladridos de los culéfobos no decae ni en vacances. Aburrido.

Que tanto porno gratuito en Internet ha hecho mucho daño a esta sociedad, cosa que he sostenido siempre, me lo acaba de confirmar Iker J. Casillas en el último capítulo de Cuarto Milenio.

Acabado mi primer Wallander, necesito más.

Flema. Pese a todo, flema.


Una cosa es una bacteria y otra un virus. ¿Qué enseñan exactamente en las facus de medicina de este país? (15-7-2014)

Y ¿qué me dices de la peineta que me ha dedicado la rubita con su mami tocapitorra al volante? Y eso que parecían medio tontas tanto la madre como la pija. Esta del género de las que se tocan con asco. Fíate tú de las apariencias.

Y que conste que yo no he hecho nada. ¿Yo???? Si soy muy pacífica. Un dechado de virtudes al volante. Como en todo. Sip...


Me he dado cuenta hoy de que no sé comprar una bombilla. Con la caja del aplique en la mano, incapaz de encontrar la bombilla adecuada, me he parecido completamente idiota. (16-7-2014)

Y de que las macrosuperficies de ferretería y bricolaje son aburridísimas.

Y de que cuando esperas a alguien que no llega, lo primero en que piensas es que te lo han secuestrado unos extraterrestres o que ha sido atropellado por un taxi neoyorquino.

Y de que mi nivel de aguante de espera se cifra en quince minutos, lo que viene a ser los siete clientes que he dejado pasar delante de mí. No hablaré del estado en el que he abandonado la cola. Todo muy pacífico.



A mí las normas no me van; soy más de conciencia. (17-7-2014)

Sorprendentemente, diecisiete días de julio después, he recuperado mi cama.

Dormir hasta horas indecentes, ¿pequeños? #enOOOrmes placeres terrenales!!! ;P

¿Ese momento de recuperación milagrosa que muestra el moribundo justo antes de que todo acabe? Esa será la señal de que por fin habrá acabado. 

Me gustaría una inmolación, un punto final sin aparte, un punto de imposible retorno.

Hoy Gabriela cumple ocho años. 
¡Felicidades amor!