sábado, 24 de mayo de 2014

Pasando el aspirador

Hubo un tiempo en que limpiábamos juntos y era muy muy divertido. Eso sí. La hora de la limpieza se prolongaba indefinidamente con las vueltas que se daba del aspirador o armada del chufchuf antipolvos al ordenador para consultar las respuestas en el facebook y en el twitter. Por mi parte yo era feliz y se me hacía corto y ameno. Y eso que odio limpiar. Porque si yo tuviera millones, no volvería a coger una bayeta jamás de los jamases. Nunca. Pero lo cierto es que limpiar así era muy muy divertido. 

Desgraciadamente nos perdimos a medio camino entre el cuarto de baño y la cocina, o puede que en el comedor o en cualquier otra estancia. Y es de esas cosas que parecían insignificantes pero cuando ya no las tienes, se echan de menos.

En fin. Que siempre que limpio me acuerdo de aquellos momentos con una sonrisa. Es verdad. Y si de vez en cuando coincidimos casualmente en limpiar a la vez, para mí es como saborear un pequeño bocado de aquellos tiempos. ((:


Buenas tardes ya!! Toca ir preparándose!!