lunes, 26 de mayo de 2014

Las cerezas de mi madre

#Me encantan las cerezas de mi madre. Son como pequeños penes!! ((:#




Fuuuuuuuuuuuhhhh....... O uuuuffffff!!!

Como guste.


Por qué. Por qué me pregunté diez minutos después de instagramear, twittear y facebookear los vocablos "pequeños penes", por qué lo había hecho. 

Sí. Sólo me bastaron diez minutos para darme cuenta. Diez minutos. ¿Qué son diez minutos? Los acontecimientos podrían haberse invertido en un tramo de diez minutos. Darme cuenta primero y luego no twittearlo. Matarme primero antes de suicidarte. Ya sabéis, ese orden.

En mi defensa, alegaré que estaba todavía un poco mareada de la noche de antes. De hecho, en este momento sigo comatosa. Entonces, mi mente al ralentí y cansada no se percató muy bien de lo que estaba haciendo el resto del personal echando fotos como descosidos a esos engendros frutales deformes o muy bien formados, según se mire. Pero por qué Dios mío, ponerme delante la tentación de esas cerezas en un momento de tal debilidad a sabiendas de cómo soy. 

¿Por qué lo había hecho?
¿Afán de protagonismo? Porque aquí entre tú y yo, a ti no es que te guste llamar la atención ni ser el centro de atención, no. A TI ES QUE TE VUELVE LOCA!!!
¿Afán de provocación? Porque por mucha carita de good girl y de "yonohesido" que pongas, pa'qué nos vamos a engañar.
¿Por chula? No hay nada como dar la imagen de una sinvergüenza para que no te toquen los webs.



... Pero no fue por ninguno de esos motivos creíbles sino por gilipollas y por costumbre. La mala costumbre de hablar de pitos y flautas sin ningún tipo de contención ni mesura. Y por gilipollas por no darme cuenta de que el auditorio que tenía en frente no entiende que no hay nada malo en hablar de pitos y flautas. El caso es que esta mañana todo el mundo me ha preguntado por las cerezas. Y yo a ponerme del color de las ídemes como si no hubiera roto un plato en mi vida, que digo yo a buenas horas semejantes vergüenzas mangas verdes.

Pero prometo que a partir de ahora y mientras no se pueda hablar de eso con naturalidad y sin provocar pensamientos obscenos, no volveré a twittear la palabra que empieza por "p".


Ahora bien, podéis poneros y ponerme como queráis pero esas cerezas parecen los penecillos de unos angelitos,



Liviano principio de semana a tod@s!!!