sábado, 19 de abril de 2014

Sábado Santo

Ha pasado casi la semana entera y a menos que suceda un milagro mañana, me temo que llegará el lunes y no habrá sido tiempo suficiente para cambiar nada. 

Y estoy harta de una guerra que no es mía. 

Harta.