lunes, 24 de febrero de 2014

Villanos III

(voz de contestador) - Buenas tardes, esto es una llamada de G******* que usted ha programado. Pulse 1 si quiere que le pongamos con un comercial. Pulse 2 para mantener esta llamada en espera. Pulse 4 si quiere cancelar la llamada. Pulse 9 si-

Mirada relámpaga al reloj. Las 17:45. Debe estar al caer. Pero yo qué hago ahora Dios mío!!! Esto para qué era??? Seguro que me lo ha dicho largo y tendido a lo largo de estas semanas, creo recordar algo, pero ahora mismo soy incapaz de recordar nada que tenga que ver con lo que era. Y si me piden datos que yo no me sé??? Ay, Dios mío!!! A ver recordemos las opciones. Si le doy al 1, me van a pasar directamente con un comercial, y yo qué le digo Dios mío!! Si pulso 2, me mantendrán a la espera, eso me daría un margen de tiempo razonable para que llegara mi marido. Si pulso 4, cancelo la llamada y muestro así mi absoluta incapacidad para encargarme de nada relacionado con la economía de este hogar. Y qué era lo del 9, no he entendido nada de lo del 9. Y si cuelgo, ¿qué va a pasar? Si cuelgo no volverán a llamarnos nunca más, y una vez más la habré cagado, habré fracasado estrepitosamente como comiembra de esta comunidad familiar y ya son tantas. 

2

- Cuando esté dispuesto, dentro del tiempo límite establecido, pulse 1 y será atendido por un comercial... Cuando esté dispuesto, dentro del tiempo límite establecido, pulse 1 y será atendido por un comercial... Cuando esté dispuesto, dentro del tiempo límite establecido, pulse 1 y será atendido por un comercial... Cuando esté dispuesto, dentro del tiempo límite establecido, pulse 1 y será atendido por un comercial... Cuando esté dispuesto, dentro del tiempo límite establecido, pulse 1 y será atendido por un comercial... Cuando esté dispuesto, dentro del tiempo límite establecido, pulse 1 y será atendido por un comercial...

 Dios mío, y de cuánto será el tiempo ese establecido. Por más que deje el auricular encima del brazo del sofá lo sigo oyendo así que no me va a quedar más remedio que pulsar 1. Ay Dios mío, y este hombre sin llegar. ¿Sabéis lo que os digo nenas?? Que vuestro padre se está ganando una buena paliza esta tarde.

1

- Buenas tardes señora, ¿en qué puedo atenderle?
- Buenas tardes, buenoo, pues lo que le voy a confesar es un poco vergonzoso pero es que no tengo ni idea de por qué mi marido ha programado esta llamada a una hora a la que obviamente no iba a estar para que yo haga el ridículo más estrepitoso. Bueno realmente, no lo sé, creo que es por un seguro de vida pero es que no tengo ni idea, es mi marido el que se encarga de estas cosas. Está al caer, pero no sé por qué hoy está tardando tanto!!!
- Bueno señora, no se preocupe (al parecer no soy la primera), vamos a comprobar los datos de su marido. ¿Conoce el DNI de su marido?
- No, pero sé dónde guarda su carnet. ¿Puede esperar un segundo?
- Claro señora, a ver si damos lugar a que su marido llegue.

Leo con soltura el DNI de mi marido, de dos en dos cifras, como se lo he oído hacer a cientos de personas antes. Contesto a todas las preguntas personales. No, mire usted no es maestro, es dhgdefrgñiaf, jo, bueno, sí, venga es maestro, qué más da. No lleva moto, por supuesto que no. Claro que sí, todos los días va al gimnasio, de hecho está ahora mismo allí y no sé por qué no ha llegado aún hoy. 

Ahora me toca a mí. Y recito con soltura mi DNI de un número en uno, como los niños chicos en el cole, soy incapaz de decir mi número por decenas, soy patética, una inútil, pero cómo puedo estar ejerciendo un empleo. Yo también soy docente en un instituto, no maestra no, dhgdefrgñiaf, bueno, da igual, no, no llevo moto, no, no hago deporte, estoy todo el día sentada en un sofá esperando a que llame a mi puerta la inspiración! Y es arduo. No, ya lo sé, eso no justifica que no tenga ni idea de nada relacionado con la economía de esta casa, "capital a asegurar"???? le aseguro que no tengo ni idea, espere que voy a ver si mi marido lo ha dejado escrito en algún sitio. 


Y así tal cual salgo a la calle, con el cinturón del pantalón desabrochado, en calcetines, gracias a Dios, con ropa, parezco Homer Simpson con melena en serio, para ver por qué hoy precisamente tarda tanto en llegar mi marido. Pero no vislumbro su silueta en el horizonte. Jo. Vuelvo al aparato.

- Pues no hay rastro ni del capital ni de mi marido.
- No se preocupe señora, volveremos a llamar.
- ¿A las 6?
- Mire, mejor llamamos a las 6 y media para estar seguros de que su marido está.
- Jo, lo siento.

Ay....