jueves, 16 de enero de 2014

Muchos micropensamientos de un jueves cualquiera.

Cuando te despiertas de madrugada llorando, ¿qué haces con los mocos? ¿Los aspiras, te los comes, dejas que te llenen la cara, te los limpias en la almohada? Sí hombre, y luego amaneces recubierta de costras por toda la cara y el pelo y las sábanas... Levantarse para mear si no queda más remedio, pero por llorar es como levantarse pa'na. Puff.

No me creerá nadie pero cuando mejor está mi pelo es recién levantada y sin peinar. Pero cómo voy yo al insti sin peinar???? He ahí el dilema.

Yo confieso. Que llevo en el coche la BSO de una peli del Disney Channel y que me encanta. Esto de confesarse es complicado. Puede que revele el título otro día.

Lo bueno de dormirse llorando es que te entra sueño y es un sueño bastante placentero. Lo malo de despertarse llorando es que te entra sueño y es un sueño bastante placentero.

Ese hombre es un vivo ejemplo de por qué no me gustan las personas altas. Me da miedo.

Futura adicción a la vista: Diario de una Volátil. Me encaaaaaaantaaaaa!!!!

Y he conectado mi google+ y mi blogger. ¿Qué sucederá??? C'est un mystère...

 

Sí. Tengo tres exámenes por corregir y 0 ganas. ¿No se nota?



Good Morning Vietnam, a ver qué tal el día.