jueves, 16 de enero de 2014

Ínfula

A veces no se trata de esperar a que te pase algo extraordinario sino "tout simplement" de convertir las pequeñas cosas que te ocurren en extraordinarias.

Como descubrir una palabra nueva de perfecta sonoridad. Me ha gustado ínfula. En cuanto la he leído. Suena a isla, a divinidad griega y a viento. Luego sus acepciones dejan un poquito que desear, no haciendo justicia a la armonía de sus rasgos. 

Y creo que un filólogo debería tener la potestad de adaptar el sentido de las palabras a su sonoridad.

Estoy muerta, rendida, la noche con sus sombras y su luna llena pudo conmigo y hace horas que debería estar acostada. Pero me gusta tanto descubrir palabras bonitas.

Buenas noches,