viernes, 10 de enero de 2014

Fue twittear lo de happy

y la cosa empezó a torcerse.

Que ya sé que el chándal es verde, lo que no sé es desde cuándo las niñas de 4 años no pueden llevar chándales verdes!!! Sí, tú hazme más chantaje emocional, sigue llorando por el color verde del chándal para que empiece a creerme lo de que tus amigas van a dejar de invitarte a cumpleaños, a los que por cierto odio, si no vas vestida con colores fashion, ya está, ya me ha entrado la neura, VAAA-LEEE, deja de llorar y cámbiate de chándal... Bien, he dormido más de ocho horas y sólo puedo comunicarme a través de twitter y de facebook, tengo la cara hinchada, el pelo alborotado y la lengua embotada se me traba; y entonces te pones a hablar conmigo, cuando más tonta parezco. Ay.  Lógico. Que vaya al edificio de la eso que es el que más odio del mundo mundial a hacer qué. Bien, tendré que preparar los tres exámenes que me quedan por hacer en la última hora que me queda para no llevármelos de fin de semana porque el fin de semana se presenta cargaíco de cumples y viajes y coches que no se pueden mover del sitio y rebajas. Rebajas. La luz al final del túnel. Ya sólo os falta ponerme una hoguera ahí en el patio en plan Sálem.

Son las 14:33. He sobrevivido a medio día. Ya sólo me queda la otra mitad.

Buen fin de semana!!!