viernes, 3 de enero de 2014

El Camino Real

El Camino Real unía antiguamente Albox con Cantoria, y de hecho era la única carretera que enlazaba directamente las dos poblaciones. Y ese camino que fue en su día una vía importante ha quedado completamente dejado de la mano de Dios. Parte de su pavimento o suelo o empedrado o lo que fuera su calzada está hecho añicos, un pedregal por el que cuesta circular con el coche. Es lo que pasa cuando no conduces a ninguna finca de algún riquillo o algún politiquillo de tres al cuarto. 

Pues por curioso que parezca, conozco muy bien ese camino, he pasado por ahí decenas de veces, he contemplado tantas otras veces el Cortijo señorial de la Media Legua tan imponente en su ruindad y abandono, del cual se adivina a lo lejos que sólo queda en pie la carcasa pero que tuvo que ser en su día un edificio fastuoso que la gente admiraba al pasar. He pasado las mismas veces por el puente que construyó el Pa'Juan. Entre los hitos que marcan los kilómetros 2 y 3. Hasta estos, de piedra desgastada pintada de blanco huelen a solera, a historias, tantas como gentes anduvieron por esos mismos parajes.

Ahora ya no pasa apenas nadie por ahí que no sea de vez en cuando algún senderista en busca de nuevas veredas. Pero yo cada vez que paso disfruto como una enana imaginando cómo era aquel entonces cuando la gente iba a Cantoria por el Camino Real.