miércoles, 8 de enero de 2014

Apelativo

Esto no es un ordenador portátil. Es pequeño, tanto que hasta mis deditos pequeñitos parecen las zarpas de un grizzly. No sólo eso sino que anoche me fue imposible instalar un chrome o un google drive por culpa de no sé qué incomprensible error. Sí. Exacto. Ahora mismo estoy trabajando con un solo navegador. Moi. Ha sido como volver a las cavernas. Y además sus filtros me han bloqueado la mitad de mis búsquedas. A mis años.

Así que podremos llamarlo de cualquier forma pero ruego que evitemos lo de ordenador portátil.