domingo, 29 de diciembre de 2013

Propósitos de Año Viejo

Asertividad. 

Seamos asertivos y dejemos de echar la culpa a los demás de todo lo malo que nos pasa. No es que hayamos gozado nunca de un carácter excepcional pero es que de un tiempo a esta parte, la ira está dando lugar a un resentimiento que conforme va creciendo, borra todo lo que guardábamos de bueno y que es mucho más tóxico que ese estado de perpetuo cabreo en el que nos hallábamos. Hagamos un ejercicio de reflexión y admitamos que la culpa sólo puede provenir de nosotros mismos y disculpémonos por ello. Duele, escuece y abochorna no detentar la razón absoluta. Pero es lo que único que nos queda por hacer para intentar avanzar hasta alcanzar ese feliz y calmo estado de bienestar que tanto ansiamos.



He dormido cinco horas, ¿vale?