lunes, 16 de diciembre de 2013

L.

Esta tarde me he dado cuenta de por qué no logra caerme mal.

Bueno aparte que por razones que no vienen al caso, suelo acabar siempre en el lado de los losers y no estoy diciendo que quien esté a mi lado lo sea. Pero si hipotéticamente hubiera que hacer un reparto más o menos equiparable me tocaría el lado de los losers. Lo asumo.

Pero es que ese pelo negro y esos ojos claros pintados de color turquesa me recuerdan tanto a mi tía Antonia. Me he dado cuenta esta tarde al mirarla  de refilón "se me ha figurado ella" y de ninguna manera alguien que me recuerde de refilón a mi tía Antonia podría caerme mal.

Así que seguiremos observando, a lo lejos, intentando no tirar demasiadas piedras.