jueves, 5 de diciembre de 2013

Hace un momento

Acaban de salir volando por la ventana delante de mis narices dejándome desangelada, sin ángel. 

Me han acariciado los labios, rozado con su sabor y apenas he abierto la boca para atraparlas, se han ido corriendo, las he oído reírse. Y es que de tanto cerrar el pico ahora al verme las palabras se mofan y huyen y se escapan.

Pero aquí sigo soñando y esperando a que vuelvan.