domingo, 15 de diciembre de 2013

El boquete

Ayer hizo un día fabuloso. Pero no fuimos a coger oliva al final.  Por orden del primo Paco. Y nadie discute nunca las órdenes del primo Paco. Es un precepto, algo establecido, en la Jata se hace lo que dice el primo Paco y punto.

Claro que a lo mejor  las cosas hubiesen sido diferentes de haber ido a la Jata. Pero el caso es que ahí donde tenía un lavabo tengo ahora mismo un boquete con una tubería taponada. Y gracias a Dios que encontramos a alguien dispuesto a arreglarnos la tubería a la 7 de la tarde de un sábado. De un golpe certero al grifo para que soltara un poco de toda esa cal que se come las cañerías de pronto un estallido de agua, una fuga monumental.

Lo positivo es que en dos horas conseguimos recuperar el agua corriente. Aunque en lugar de un lavabo ahora haya un boquete. Y he de admitir que por primera vez en todos estos días me fallaron la paciencia y el buen humor. Pero gracias a media botella de Rioja y cuatro kilos de queso, los recuperé casi ipso facto.

En fin. Voy a seguir corrigiendo.

¿Feliz domingo?