lunes, 7 de octubre de 2013

Y mañana catequesis.

Después de un año, por fin he captado la esencia de lo que quieren que logre a nivel catequístico.

Lo admito, soy extremadamente lenta en algunos procesos cognitivos. 

Pues eso. Que tengo que lograr que mis catequendi reciten el "Creo", el "Gloria" y el "Mea culpa" con el tono rápido y monótono de las misas de domingo.

Y para ello, tengo que lograrlo yo primero. No, no sé hacerlo aún. A mí los franceses me enseñaron a recitar entendiendo y sintiendo lo que digo y no como un papagayo. Lo cual creo que tiene más mérito. Gracias a Dios que siempre fui una alumna aventajada y sin duda lo conseguiré.

(¿En serio "Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso, Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios Cordero de Dios, Hijo del Padre"? A mí me suena a batiburrillo repetitivo y un pelín de cachondeo... vale, me callo. No expresaré más mi opinión. Me limitaré a recitarlo de memoria y sin pensar.)
 

Lo dicho, buenos días.


(Y sí, mi vida es una gran juerga. Una fiesta continua. Esta mañana por ejemplo, no he tenido clase y he madrugado lo mismo. En fin, esta tarde (des)fogaremos un poquito jugando al padel)