miércoles, 9 de octubre de 2013

Y de un día para otro un abismo.

Y entre medias de pronto una sonrisa puesta ahí, en mitad de la cara, por el presentimiento de que al final todo acabará bien en el mejor de los mundos.