miércoles, 23 de octubre de 2013

Paradojas

Al parecer, la niña ha salido corriendo al encuentro de su padre al grito de "¡huelga!" con el puño en alto y pegando botes.

Su padre no ha vuelto en sí del shock.

Y de no haber perdido mi capacidad para sorprenderme yo tampoco!