martes, 29 de octubre de 2013

De frívolas

¿Por qué me dará por ponerme tacones cuando tengo catequesis?

No lo sé. C'est un mystère. Pero da que pensar.

Ahora bien, desde aquí arriba las preocupaciones de la vida se reducen a dos:

- no perder el equilibrio

- contonearse la suficiente como para que los tacones no pasen desapercibidos

¿Sonrisa? :))

                                                         _____________________________

Hay dos cosas que no soporto en un hombre.

La primera es que tenga el culo grande y respingón. Es una visión muy desagradable, tanto que da grima, no me digáis que no.


                                                         _____________________________                                                

Ayer, al pitar la alarma al salir de Bershka y pasar todas las bolsas, nos dimos cuenta finalmente que le habían dejado activada a mi bolso de Mango la etiqueta antirrobo.

El efecto tacones no conoce límites. Pero es que son tan monos!


                                                         _____________________________