miércoles, 2 de octubre de 2013

Avant-goût au déjeuner

Ha sido raro, aunque no inesperado. Lo había imaginado muchas veces y al fin y al cabo lo llevaba buscando desde hace casi un año. No digo que me haya gustado,  pues estoy convencida de que en otro lugar estaría mucho más a gusto, pero hay cosas que no por no gustarnos del todo no han de ocurrir para, a la larga, el bien de uno mismo.

Y pensándolo bien, si mañana se repitiera y así indefinidamente para siempre o mientras tanto, creo que lo preferiría. y me lo merezco. Además, hay cosas que sólo duelen la primera vez. ;))