domingo, 1 de septiembre de 2013

Hoy no, por favor.

Me estoy metiendo un tute de portátil que hasta estoy empezando a marearme y la cabeza se me va de vez en cuando pero me resulta imposible dejarlo porque entendedlo, llevaba dos meses sin teclearlo y a decir verdad es de las poquitas cosas buenas que he añorado durante estos dos meses por no decir casi la única. Y sinceramente, prefiero estar aquí sintiendo náuseas y perdiéndome buscando gilipolleces inútiles en el google y en el chrome que por ejemplo dirigirme a ninguno de vosotros y preguntaros qué tal os ha ido el veranito porque la verdad es que me la trae soberanamente al pairo, ahora más aún que en junio, y hacerlo sólo me recuerda que ayer se acabó lo bueno, que hoy es como si no existiera entre empaquetamientos y desempaquetamientos y que mañana tendré que volver a ver muchas de vuestras caras a las que me veré obligada a saludar y a esgrimirles una sonrisa cuando la verdad nada desearía más que poder perderos de vista. Pero de ninguna manera lo podréis tomar a mal porque estoy convencidísima de que en un 99% de los casos, y estoy siendo muy muy optimista, el sentimiento es absolutamente mutuo. Y mañana haré como que me interesa muchisísimo vuestras historias apasionantes sobre vuestros fabulosos e irrepetibles veranos y me limitaré a contestaros con cortesía pero esa carita sonriente que tendréis delante estará probablemente perdida en alguna recóndita y paradisíaca y maravillosa e inolvidable playa de Cabo de Gata lejos de vosotros.

Pero no me lo podéis tomar a mal porque recordad que es completamente mutuo.

Uuuufff... Necesitaba desahogarme... Me siento mucho mejor... Puaj, acabo de meterme en el twitter. Creo que lo cerraré por hoy. Demasiado disgusting.

No puedo con esto!!! Por qué tiene que ser todo tan duro??? Voy a seguir tecleando que estoy más bonita... Adiós...Os odio.