jueves, 12 de septiembre de 2013

El Club de las Bridget Jones (II)

A un número no poco importante de miembras del Club de las Bridget Jones nos encantáis cuando volvéis tan estupendas de vuestros veranos, tan delgaditas y tan ideales, y tan presumiendo de lo tan o sea que os lo habéis pasado este verano. ¿Cómo? ¿Que ya os ha dado tiempo a ir a la pelu o es que no sois de las que están genéticamente programadas para lucir raíces precalifornianas y pelo estropajoso a base de sol y  playa y remojos en agua? ¡Si os habéis tomado ya la molestia de ir a la pelu cuando la mayoría de nosotras no nos hemos recuperado aún de la operación retorno, ha sido un detalle muy cuqui por vuestra parte! Nos encanta que os pavoneéis y que nos enseñéis la repentina y sorpresiva ausencia absoluta de celulitis, cómo os levantáis y sentáis multitud de veces sin hacerle demasiado caso al atrevido corto de vuestras vaporosas falditas y cómo os agacháis repetidas veces hasta lograr atraer la atención de todo el mundo hacia la apertura juvenil de vuestras camisas y de ese modo hacerla divergir de nuestras raíces precalifornianas, nuestra celulitis y esa cara de mala leche semi enfermiza que lucimos ante el nuevo  maravilloso curso que empieza y su tempo agobiante al que cuesta la vida volver a acostumbrarse nosotras las que somos también mamás y trabajadoras como vosotras pero aparente y genéticamente defectuosas!

En dos palabras y resumiendo: ¡OS QUEREMOS!!!

Buenas tardes.