lunes, 23 de septiembre de 2013

¡Agua!

Qué poquito se quejan algunos con la cantidad de gente que se queja por nada. Que yo les diría como me decían a mí hasta no hace tanto, si lloras, menos meas. Cuando uno está de verdad con el agua al cuello, no tiene tiempo para memeces. Resumiendo, que están los que se ahogan en un vaso de agua y están los que aprecian que el vaso esté medio lleno. Que digo yo que puestos a ahogarse mejor que sea con vino. 

A mí como me suelen tocar aguas bravas y de las que suenan sin llevar nada, para una vez que se amansan, me he sentado a ver su cauce tranquilamente y asisto impávida al espectáculo grotesco de la vida. Y me encanta!! Así que para que dure, mejor me estoy callada!!

¡Muy buena semana!